compralo ya

HISTORIA DE RANDAL’S MONDAY

Todo comienza con un anillo. Un anillo de incalculable valor que sólo ha costado medio chicle de uva, un anillo de compromiso, un anillo maldito…

Nuestra historia arranca un domingo por la noche entre risas y cervezas mientras se celebra el compromiso de Matt y Sally, joven pareja y viejos amigos de Randal Hicks, el protagonista de esta aventura; cleptómano, sociópata y sobretodo mal amigo. Mientras la noche avanza, el alcohol va aplacando sus mentes y la situación empieza a degenerar.

Randal's Monday

A la mañana siguiente Randal se despierta en su cuarto con la misma ropa, un gran dolor de cabeza y la cartera de su amigo en el bolsillo.

Los problemas comienzan cuando Randal descubre que, en el interior de esa cartera, está el anillo de compromiso que Matt le iba a entregar a su chica. Desgraciadamente para él, Randal no es famoso por devolver las cosas que acaban en su poder y además, nuestro héroe está pasando apuros económicos y pronto cambiará el anillo por un montón de dinero. Por supuesto, no contaba con que el valor de ese anillo no puede pagarse con billetes y, Matt no dudará ni un instante en cometer suicidio por el simple hecho de haberlo perdido.

Pocas cosas pueden hacerse contra la maldición de un anillo. Pero si además esa maldición se dedica a atormentarte y destrozarte literalmente la vida, significa que ha llegado el momento de actuar.

Randal revivirá una y otra vez ese fatídico Lunes, haciendo todo lo que sea necesario para arreglar la situación que él mismo ha provocado. Aunque eso signifique tener que pasar por la cárcel o destruir a la humanidad. Tendrá que tratar con polis furiosos y delincuentes habítuales, niños testarudos y madres repelentes, sacerdotes retirados y taquilleras incompetentes, e incluso con algún que otro esqueleto parlante.

Randal's Monday

Disparos, patadas, sangre, dinero, bucles temporales y mucha gente cabreada. Randal debe recuperar el anillo y su vida, antes de que el universo se colapse. Nadie dijo que sería fácil, pero merece la pena intentarlo.